BIENVENIDA AL NAVEGANTE

Este cuaderno contiene varias experiencias vividas en Ayacucho en momentos distintos pero que se funden en una sola: el trabajo como voluntario en las casas hogares Los Gorriones y Casa de Willy y la producción de una serie de documentales sobre el conflicto armado peruano: "Las Huellas del Sendero", "El Expreso Cabanino", "Te Saludan Los Cabitos" y otros. Este espacio pretende dar a conocer y fomentar el apoyo a las iniciativas que trabajan con la infancia y la defensa de los derechos humanos en Ayacucho. Se abre el cuaderno...

jueves, 29 de noviembre de 2012

Crónica de un viaje algo atípico a Santiago de Chile I


4 de la mañana. Amanezco en el aeropuerto de Santiago de Chile. Por momentos, me pregunto: ¿qué es lo que me trae hasta aquí? En la cola de entrada, dudo a la hora de rellenar el formulario de inmigración. En la casilla "motivo del viaje" busco la opción "presentar un documental sobre Sendero Luminoso en la cárcel de Santiago". Pero evidentemente esa casilla no existe. Y además algo me dice que si indico ese motivo me denegarán la entrada al país.

Pero lo cierto es que ése es el verdadero motivo que me trae a Chile. Presentar Las huellas del sendero en el Penal Santiago 1 dentro de la programación oficial del FECISO, el Festival de Cine Social y Antisocial que se celebra a inicios de diciembre. Por otra parte, asistiré al Festival Cine//B, donde Las huellas también ha sido seleccionado dentro de la sección Memoria.

Me alojo en Yungay, el barrio más artístico y bohemio de Santiago. Nada más llegar a su plaza, me da la bienvenida un desafiante rostro mapuche pintado en una de sus esquinas. El estilo es inconfundible: mi amigo -y entrevistado en el documental- Ólfer Leonardo, que sigue dejando su particular huella por los muros de toda Sudamérica (http://olferleonardo.blogspot.com) y con quien planeo encontrarme estos días.

En este barrio se encuentra también el Museo de la Memoria y Derechos Humanos, que es donde se proyecta mañana Las huellas. Me acerco a visitar el Museo y de paso ver El eco del dolor de mucha gente, un documental sobre el conflicto armado en Guatemala.

Por mucho que trate de escapar de la temática del conflicto armado, no lo consigo. Y para cuando salgo del museo me siento aplastado. Mi cabeza es una olla a presión donde se entremezclan imágenes e historias del conflicto de Guatemala, de Perú, de la guerra civil, de la dictadura chilena... Son historias únicas y a la vez universales. Da igual dónde o cuándo sucedan, la barbarie y el absurdo del conflicto se repiten incesantemente en la historia. El diabólico eterno retorno de Nietzsche no perdona.

Al día siguiente le llega el turno a Las huellas del sendero. A la salida de la proyección varios de los asistentes se acercan a mí y se presentan. Pertenecen a la Base Chile del MOVADEF, el Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales que aboga por llegar a una reconciliación nacional en Perú y dar una solución política a los problemas sociales generados por el conflicto. Son muchos los que ven en este movimiento al brazo político de lo que fue Sendero Luminoso y actualmente el gobierno peruano está tratando de ilegalizarlo por todos los medios. De hecho, si prospera el proyecto de ley del negacionismo que acaban de presentar, el hecho de afirmar que en Perú hubo una guerra y no terrorismo y defender una amnistía podrá ser castigado con hasta 8 años de cárcel.

Mis interlocutores son exiliados políticos, excombatientes del conflicto armado. Uno de ellos lleva un parche sobre un ojo, evidente cicatriz de guerra. Me dicen que tienen varias "observaciones" que hacerme respecto del documental. Como sabía de antemano, hay varios puntos con los que no están muy de acuerdo. Pero tras explicarles el planteamiento del documental -el hecho de que sean los distintos protagonistas y las víctimas del conflicto los que den en primera persona su versión de lo sucedido, su propia "verdad" del conflicto, y que luego sea el espectador el que saque sus propias conclusiones- parecen más convencidos. De hecho, al despedirnos incluso me sugieren que haga un documental únicamente sobre el MOVADEF. La idea no deja de ser atractiva, ¡aunque no tanto la perspectiva de tener que exiliarme de Perú yo también!

No hay comentarios: