BIENVENIDA AL NAVEGANTE

Este cuaderno contiene varias experiencias vividas en Ayacucho en momentos distintos pero que se funden en una sola: el trabajo como voluntario en las casas hogares Los Gorriones y Casa de Willy y la producción de una serie de documentales sobre el conflicto armado peruano: "Las Huellas del Sendero", "El Expreso Cabanino", "Te Saludan Los Cabitos" y otros. Este espacio pretende dar a conocer y fomentar el apoyo a las iniciativas que trabajan con la infancia y la defensa de los derechos humanos en Ayacucho. Se abre el cuaderno...

martes, 13 de julio de 2010

Un encuentro casual

Estaba filmando a unos niños deslizándose por una barandilla frente a la colorida iglesia de la Plaza San Juan Bautista cuando un hombre de avanzada edad se ha acercado hasta mí y ha trabado conversación conmigo.

La conversación ha seguido inicialmente el guión habitual en este tipo de encuentros: ¿De dónde vengo? ¿Qué hago en Ayacucho? ¿Cuánto tiempo voy a quedarme? Luego, de la victoria de España en el Mundial hemos pasado a hablar de política y temas más serios. Después de un rato, he decidido tocar el tema del conflicto armado y de Sendero, curioso por saber si mi espontáneo interlocutor seguiría hablando tan abiertamente de un tema tan espinoso. Para mi sorpresa, así ha sido y a partir de ahí, J. (llamémoslo así) ha empezado a hablarme sin tapujos de aquellos años, de los constantes controles del ejército, de las calles cortadas y de los arrestos indiscriminados por parte de los militares. De hecho, él mismo estuvo a punto de ser arrestado. Un día, mientras regresaba a casa, se encontró de frente con un camión del ejército en el que estaban subiendo a varios arrestados. Al verlo, un militar le gritó: ¡Al camión! En ese momento, J. aprovechó una calle perpendicular para huir corriendo y, por suerte, no lo alcanzaron.

J. también cuenta que durante aquellos años, tener en casa libros de Mariátegui, Lenin, Mao o Marx eran pruebas más que irrefutables para que el ejército lo considerase a uno senderista y lo encarcelara. Luego, muchos de los arrestados acabarían confesando tras ser torturados o morirían en los interrogatorios y sus cuerpos desaparecerían para aparecer luego en fosas comunes. J. es tajante al afirmar que en Ayacucho la gran mayoría de las víctimas las causó el ejército.

Presintiendo que sabría bastante acerca del MOVADEF (Movimiento por la Amnistía y los Derechos fundamentales) – del que presencié hace poco una manifestación en la Plaza de Armas y del que se rumorea que es el nuevo brazo político de Sendero – J. me comenta que las autoridades han hecho todo lo posible por impedir que el movimiento se pueda presentar a las elecciones regionales que se celebran el próximo mes de octubre, alegando defectos de forma en su solicitud hasta agotar el plazo de presentación de las candidaturas. Antes de despedirnos, le sugiero que nos veamos otro día, que me deje su número de teléfono o que me presente a alguien del movimiento que esté dispuesto a hablar ante la cámara. Sabía que no sería fácil. Me dice que no tiene teléfono y que es mejor esperar un tiempo hasta que pasen las elecciones, ya que se están produciendo arrestos dentro del movimiento y hay mucha policía secreta.

Releyendo el panfleto que recogí el otro día durante la manifestación resulta bastante evidente la vinculación del MOVADEF a Sendero: “La experiencia del proletariado internacional y la luz del marxismo-leninismo-maoísmo y su aplicación concreta a nuestra realidad, enseñan que en circunstancias como las que vivimos, el proletariado y el pueblo deben usar todas las formas de lucha, incluida la participación en las elecciones para, usándola principalmente como agitación y propaganda, bregar por los intereses de la clase y el pueblo…” Por momentos, esta frase parece sacada del “Pensamiento Gonzalo” de Abimael Guzmán…



1 comentario:

Tomás Mielke dijo...

alucino, Luis, qué valor y a la vez qué bueno tu trabajo

un abrazo y ten cuidado