BIENVENIDA AL NAVEGANTE

Este cuaderno contiene varias experiencias vividas en Ayacucho en momentos distintos pero que se funden en una sola: el trabajo como voluntario en las casas hogares Los Gorriones y Casa de Willy y la producción de una serie de documentales sobre el conflicto armado peruano: "Las Huellas del Sendero", "El Expreso Cabanino", "Te Saludan Los Cabitos" y otros. Este espacio pretende dar a conocer y fomentar el apoyo a las iniciativas que trabajan con la infancia y la defensa de los derechos humanos en Ayacucho. Se abre el cuaderno...

domingo, 9 de mayo de 2010

Nuevo regreso a Ayacucho

Ha llegado la hora de volver a abrir las hojas de este abandonado cuaderno. He tardado más de tres años en cumplir aquella promesa que me hice a mí mismo de regresar a los Andes. Pero lo que cuenta ahora es que vuelvo a estar aquí.

El plan es pasar de nuevo una larga temporada trabajando en la Casa Hogar Los Gorriones y en la Casa de Willy, al mismo tiempo que filmo ese documental que visualicé en mi anterior estancia aquí: un documental socio-político que profundice en las huellas dejadas en el imaginario colectivo de Ayacucho tras los años de violencia sufrida durante el conflicto armado.

El proyecto cuenta con el apoyo de la asociación extremeña Amigos de Ayacucho, asociación que ha llevado a cabo diversos proyectos aquí y que ha obtenido la financiación necesaria para que el proyecto de la casa de Willy en Yanama sea hoy una realidad.

He desembarcado en la ciudad presa de una mezcla de euforia y de incredulidad. A mi llegada, la ciudad estaba sumida en la oscuridad por un apagón general, por lo que apenas he tenido ocasión de reconocer los sitios conocidos. Al menos he podido ser un gato pardo en la noche y pasar desapercibido entre la gente por una vez – aunque a mi paso por algún haz de luz rápidamente algún transeúnte se ha dirigido a mí como “mister” o “gringuito”. Caminando en la oscuridad, he recordado algunas de las tantas veces que he soñado con regresar a Ayacucho y ahora que finalmente lo he hecho no me puedo sentir más feliz de haber cumplido ese sueño.

No hay comentarios: