BIENVENIDA AL NAVEGANTE

Este cuaderno contiene varias experiencias vividas en Ayacucho en momentos distintos pero que se funden en una sola: el trabajo como voluntario en las casas hogares Los Gorriones y Casa de Willy y la producción de una serie de documentales sobre el conflicto armado peruano: "Las Huellas del Sendero", "El Expreso Cabanino", "Te Saludan Los Cabitos" y otros. Este espacio pretende dar a conocer y fomentar el apoyo a las iniciativas que trabajan con la infancia y la defensa de los derechos humanos en Ayacucho. Se abre el cuaderno...

lunes, 10 de mayo de 2010

Reencuentro con los Gorriones

Esta nueva vida empieza a cobrar forma y le confiere al regreso todo su sentido. La vuelta a la casa hogar ha sido emotiva. La había recreado en mi mente en multitud de ocasiones y la realidad se ha ajustado a alguna de esas versiones: he encontrado a Gil junto con todos los niños sentados a la mesa en el patio. Por un momento, antes de entrar, me había asaltado la duda – ¿me reconocerían los niños después de tanto tiempo?  Para mi sorpresa, así ha sido y uno a uno los he ido saludando a todos. No daba crédito. Estaban todos iguales a como los recordaba. ¡Apenas han crecido! Pronto he sentido como si nunca me hubiese marchado de aquí, que todo está tal como lo dejé cuando me marché, como si el tiempo hubiese estado detenido y acabase de ponerse en marcha de nuevo ahora, con mi llegada. Aunque, obviamente, sí que hay cambios: L. M. y N. finalmente han regresado con sus familias y en su lugar ahora hay más niños discapacitados; el pequeño J. también había vuelto con su madre durante varios años pero acaba de regresar tras quemar su casa, escaparse luego e intoxicarse en un vertedero de basura; E. ya habla y por suerte ha dejado atrás esa fea costumbre de morder con sus dientes de serrucho; los padres de B. han salido finalmente de la cárcel y ahora lo visitan los domingos; L. y A. me cuentan que acaban de participar como actores en una película (la primera película de terror ayacuchana), aunque sobre todo se percibe un vacío, una gran ausencia – la de Chantal, si bien su aura sigue estando presente.

He estado conversando largamente con Gil, quien me ha puesto al corriente de las novedades en la casa: el progreso en la construcción de la nueva casa hogar, el problema de llevar meses enteros con la cuenta de la asociación bloqueada por el banco tras un cambio de denominación en la asociación y la dificultad para poder afrontar los pagos y llegar a fin de mes, la situación con la juez que se la tiene jurada desde hace años y que quiere cerrar la casa hogar y mandar a todos los niños con sus familias, pese que éstas no los quieran o no tengan los medios suficientes para mantenerlos. Pero él está decidido a seguir luchando y no piensa rendirse.

No hay comentarios: