BIENVENIDA AL NAVEGANTE

Este cuaderno contiene varias experiencias vividas en Ayacucho en momentos distintos pero que se funden en una sola: el trabajo como voluntario en las casas hogares Los Gorriones y Casa de Willy y la producción de una serie de documentales sobre el conflicto armado peruano: "Las Huellas del Sendero", "El Expreso Cabanino", "Te Saludan Los Cabitos" y otros. Este espacio pretende dar a conocer y fomentar el apoyo a las iniciativas que trabajan con la infancia y la defensa de los derechos humanos en Ayacucho. Se abre el cuaderno...

domingo, 23 de mayo de 2010

El sueño de Yanama

Hoy por fin he regresado a Yanama. He seguido el mismo camino que solía seguir para subir años atrás: la ruta 14 hasta el paradero, la cuesta polvorienta donde los pies se hunden en la tierra blanca, el caminito paralelo al riachuelo donde suele haber alguna campesina pastoreando su rebaño…hasta que el camino se ha cortado, ya que aquel precario puentecito de piedra por donde solía atajar camino finalmente ha cedido al paso del tiempo y se ha venido abajo. Remontando estos caminos, no podía dar crédito al hecho de estar viviendo finalmente el sueño del regreso.

Pese a haber visto fotos de la ampliación de la Casa de Willy, la realidad ha superado cualquier aproximación mental. La casa es ahora enorme, ha duplicado sus dimensiones y, además de contar ahora con la segunda L que cierra el cuadrado de la construcción, consta también de una planta superior. Ahora tiene cerca de 20 cuartos, un nuevo salón, una pequeña capilla, una biblioteca, habitaciones para talleres y aunque en la actualidad tan sólo cuenta con 18 chicos puede llegar a acoger hasta 50. El reto es ahora recibir suficientes ingresos para mantener a tantos chicos.

Como siempre, la acogida ha sido calurosa y, nada más llegar, he conocido a los nuevos chicos y me he reencontrado con A. (el “Gordo”) y J. (el “Chino”), quien ha hecho de guía por las novedades del proyecto: las nuevas dependencias de los conejos y cuyes, el nuevo taller de carpintería y mecánica financiado por Amigos de Ayacucho, el campo donde ahora pastan tres vacas, la alberca donde chapotean gansos y patos y donde S. estuvo a punto de ahogarse. Poco después llegaría Willy en su moto. Me he alegrado de ver que se ha recuperado ya del aneurisma cerebral que tuvo hace varios meses. Por poco no lo cuenta. En momentos así, uno se da cuenta de que la vida de todo un proyecto depende exclusivamente de una persona y resulta demasiado duro pensar qué sería de estos chicos de no estar él allí. Willy me ha comentado que ahora que finalmente han terminado con la ampliación del proyecto pueden enfocarse en alcanzar esa ansiada autosuficiencia mediante la venta de cuyes y conejos (que ya están vendiendo), de pan (tienen su propio horno de leña y hacen un pan riquísimo!) y la fabricación de muebles. Nos hemos despedido asegurándonos que nos veremos de nuevo muy pronto y que prepararemos unas pizzas en el horno!

Luego, de camino de vuelta al Carmen Alto, los tumbos que daba la camioneta por estos terrenos polvorientos y llenos de baches no me han permitido sentir el temblor del terremoto que ha sacudido esta tarde la región y que ha tenido su epicentro en Huanca Sancos.

No hay comentarios: