BIENVENIDA AL NAVEGANTE

Este cuaderno contiene varias experiencias vividas en Ayacucho en momentos distintos pero que se funden en una sola: el trabajo como voluntario en las casas hogares Los Gorriones y Casa de Willy y la producción de una serie de documentales sobre el conflicto armado peruano: "Las Huellas del Sendero", "El Expreso Cabanino", "Te Saludan Los Cabitos" y otros. Este espacio pretende dar a conocer y fomentar el apoyo a las iniciativas que trabajan con la infancia y la defensa de los derechos humanos en Ayacucho. Se abre el cuaderno...

jueves, 12 de octubre de 2006

Cuenta atrás

Ya ha dado comienzo la temible cuenta atrás. Aún no me hago a la idea de que a partir de este sábado ya no estaré más aquí ni con estos niños. Con la cuenta atrás llega obviamente la despedida, tanto de las personas conocidas como de los sitios que he recorrido con mayor frecuencia y que siento más cercanos, aunque lo estoy haciendo sin demasiada convicción, ya que, aunque inminente, aún no creo en la realidad de la marcha. Y supongo que no seré realmente consciente hasta que no esté subido ya en el autobús que me arranque de Ayacucho rumbo a Lima. Me he vuelto a adentrar por el barrio de Santa Ana y luego he atravesado una zona de calles sin asfaltar y casas de adobe por la que no me había adentrado hasta ahora y si cabe aún más desfavorecida que el Carmen Alto y Vista Alegre. Gusta ver que incluso en los estertores de mi estancia en Ayacucho aún queda lugar para el descubrimiento y lo desconocido.

Haciendo balance, me sorprende como antes incluso de llegar a Ayacucho sospeché que una vida posible podía yacer aquí. Ahora dificilmente podría sentirme más satisfecho y pleno al saber que he cumplido el sueño visualizado aquella noche insomne en el autobús dando tumbos por la carretera interior desde Cuzco y no puedo alegrarme lo suficiente de haber insistido tanto en tomar esa carretera en lugar de la que discurre bordeando la costa. Tampoco tengo duda alguna de que tenía que vivir esta experiencia. No es que crea ni mucho menos que estuviera predestinado a hacerlo pero siento que ésta, y no otra, es la experiencia que corresponde a este momento de mi vida, la pieza que encaja perfectamente en mi rompecabezas existencial.

No hay comentarios: