BIENVENIDA AL NAVEGANTE

Este cuaderno contiene varias experiencias vividas en Ayacucho en momentos distintos pero que se funden en una sola: el trabajo como voluntario en las casas hogares Los Gorriones y Casa de Willy y la producción de una serie de documentales sobre el conflicto armado peruano: "Las Huellas del Sendero", "El Expreso Cabanino", "Te Saludan Los Cabitos" y otros. Este espacio pretende dar a conocer y fomentar el apoyo a las iniciativas que trabajan con la infancia y la defensa de los derechos humanos en Ayacucho. Se abre el cuaderno...

jueves, 18 de mayo de 2006

¿Cómo aceptar un mundo donde los niños sufren?

Hoy he pasado mi primer día con los niños del cuarto de Lupe, para servirme del eufemismo usado aquí para referirse al cuarto de niños discapacitados. O mejor dicho, los que sufren un grado de discapacidad mayor, ya que este cuarto no alberga a todos los niños que sufren algún tipo de discapacidad en la casa - y que son más numerosos de lo que a primera vista puede parecer. El trabajo es duro. No resulta fácil pasar largas horas con niños que no parecen responder a ningún estímulo, tratar de apaciguar sus llantos desconsolados y que no obedecen a ningún motivo aparente, tener a alguien tan desvalido y frágil en tus brazos y mirar de cerca sus pupilas inermes (nada más y nada menos que cuatro de ellos son ciegos).

Durante toda la tarde, no he podido dejar de maldecir la injusticia de la vida y de repetirme entre dientes aquel silogismo de Dostoievski: "Si Dios existiera no existiría el sufrimiento de los niños. Y el sufrimiento de los niños existe".

No hay comentarios: