BIENVENIDA AL NAVEGANTE

Este cuaderno contiene varias experiencias vividas en Ayacucho en momentos distintos pero que se funden en una sola: el trabajo como voluntario en las casas hogares Los Gorriones y Casa de Willy y la producción de una serie de documentales sobre el conflicto armado peruano: "Las Huellas del Sendero", "El Expreso Cabanino", "Te Saludan Los Cabitos" y otros. Este espacio pretende dar a conocer y fomentar el apoyo a las iniciativas que trabajan con la infancia y la defensa de los derechos humanos en Ayacucho. Se abre el cuaderno...

martes, 10 de octubre de 2006

Última estancia en Yanama

Aunque sean muchas las noches que haya pasado aquí aún no me habitúo al placer de despertarme en medio de la inmensidad de estas montañas. Contemplar el horizonte desde el patio constituye una de las imágenes que mi mente recreará con frecuencia una vez me haya marchado y que presiento encapsulará el recuerdo de mi experiencia en Yanama.

Me he pasado toda la mañana con los chicos poniendo malla metálica a las jaulas que Willy está fabricando para los conejos y cuyes. El desayuno y almuerzo han transcurrido como es habitual en familia, con todos los chicos sentados a la mesa y Willy presidiendo como un patriarca, con una paloma en el hombro y picoteándole la cara mientras charlábamos de temas varios. Tras el almuerzo, que cocinan los chicos por turnos, he estado viendo fotos del proyecto antes de su construcción y de todo el proceso. Cuesta creer como en un terreno tan escarpado y aparentemente yermo hayan podido levantar todas esta construcción y sembrado cultivos. En la actualidad están esperando una respuesta para obtener la financiación necesaria para construir la segunda fase del proyecto por parte de la Junta de Extremadura, que ya subvencionó la construcción de la primera fase. Por otro lado, están esperando respuesta a una petición de financiación por parte de los jesuitas de Málaga, por lo que a mi regreso me pondré en contacto con ellos. ¡Cualquier ayuda en este sentido será muy bienvenida!

Hemos estado hablando acerca de mi regreso a España y del ritmo de vida allí. Willy se confiesa incapaz de poder vivir en una dinámica similar viniendo de esta realidad y en un momento dado me ha preguntado si creía que la experiencia vivida aquí me ha cambiado. Hasta que no me encuentre de regreso no lo sabré con certeza pero tengo la sospecha de que sí que lo ha hecho.

Tras estar segando nuevamente alfalfa durante horas para los insaciables conejos y cuyes he aprovechado que Willy bajaba al centro para irme con él y así amanecer ya en el Carmen Alto. El trayecto en moto por estos senderos imposibles ha sido emocionante y en más de una ocasión hemos estado a punto de precipitarnos en algún pozo. Los tumbos que dábamos por el polvoriento y agujereado camino no me han impedido contemplar la impresionante vista de Ayacucho iluminado en la noche a medida que descendíamos, sabedor que quizás sea la última vez que lo recorra. He perdido la mirada en el paisaje, en la difuminada colina coronada por la capilla ortodoxa, en el precario puentecito de piedra por el que se ataja camino, en la caudalosa cascada y en la profundidad del camal. Y durante gran parte del camino no he dejado de repetirme: "esta es la vida", como si la vida real yaciese aquí y cualquier otra vida posible no fuese más que accesoria, casi ficticia. No he podido sentirme más libre y me he asegurado a mí mismo que tengo que regresar un día.

2 comentarios:

Marleni Rosa dijo...

Que hermosa experiencia. Desde hace buen tiempo mi ser busca cada vez con mas fuerza encontrarse consigo misma, necesito mas espacio para respirar y solo en la naturaleza puedo sentirme libre. Deseame mucha suerte para salir a buscar el camino donde yo me pueda encontrar. Muchas Bendiciones en tu vida...

Angel F. De La Cruz Carrión dijo...

Que, bueno que se haya publicado la visita de un turista en esta parte del mundo donde actualmente habitan las personas que dieron sus vidas por la pacificación de Ayacucho, lo que no es reconocido por las autoridades del lugar ni por el actual gobierno, esperamos que sus proyectos se hagan relidad cuenten con mi apoyo