BIENVENIDA AL NAVEGANTE

Este cuaderno contiene varias experiencias vividas en Ayacucho en momentos distintos pero que se funden en una sola: el trabajo como voluntario en las casas hogares Los Gorriones y Casa de Willy y la producción de una serie de documentales sobre el conflicto armado peruano: "Las Huellas del Sendero", "El Expreso Cabanino", "Te Saludan Los Cabitos" y otros. Este espacio pretende dar a conocer y fomentar el apoyo a las iniciativas que trabajan con la infancia y la defensa de los derechos humanos en Ayacucho. Se abre el cuaderno...

domingo, 11 de diciembre de 2005

Últimos coletazos de un viaje e inicio de otro

Tratar de reconstruir el viaje ya tocado de muerte que me ha llevado desde el extremo nororiental de Brasil hasta Ushuaia y desde allí hasta los Andes peruanos sería a estas alturas una tarea difícil.  Y sobre todo, esa reconstrucción no viene demasiado al cuento, puesto que se aparta del verdadero objeto de este blog. Aún así, es evidente que de no haber sido por este inolvidable viaje nunca hubiese llegado hasta Ayacucho y nunca hubiese conocido la casa hogar Los Gorriones.

Así que este relato empieza anoche, durante el trayecto infernal por pistas de tierra y baches que bordean el precipicio y que separa Cuzco de Ayacucho. Enlatado en los asientos traseros del autobús que parecía conducirnos directamente a una muerte segura, en la oscuridad del camino se subió una chica a quien de alguna forma conseguimos hacerle un hueco. Tras trabar conversación con ella, me hablaría de su experiencia en una casa hogar en Ayacucho. El escepticismo que a estas alturas se había apoderado de mi acerca de los proyectos humanitarios en Sudamérica (a lo largo de todo el viaje por Brasil, Argentina y Bolivia la respuesta de las asociaciones y centros contactados no solía diferir mucho: "necesitamos voluntarios...ven cuando quieras pero antes...aquí tienes nuestro número de cuenta") poco a poco fue dejando paso a un renacer del entusiasmo. ¡Por fin un proyecto que sonaba totalmente genuino y que no parecía esconder ningún chanchullo! Me pasé el resto del viaje despierto, aunque soñando con un futuro regreso a Perú, que de repente vislumbraba muy cercano. Esta mañana tenemos pensado ir a conocer la casa.

1 comentario:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.