BIENVENIDA AL NAVEGANTE

Este cuaderno contiene varias experiencias vividas en Ayacucho en momentos distintos pero que se funden en una sola: el trabajo como voluntario en las casas hogares Los Gorriones y Casa de Willy y la producción de una serie de documentales sobre el conflicto armado peruano: "Las Huellas del Sendero", "El Expreso Cabanino", "Te Saludan Los Cabitos" y otros. Este espacio pretende dar a conocer y fomentar el apoyo a las iniciativas que trabajan con la infancia y la defensa de los derechos humanos en Ayacucho. Se abre el cuaderno...

domingo, 15 de octubre de 2006

Desde Lima

De nuevo en la ciudad de la garúa, aquí donde todo siempre parece empezar y acabar. La despedida anoche no fue tan triste como me la había imaginado, en gran parte debido al ambiente festivo que se respiraba con motivo del cumpleaños de S. Los niños hicieron un pase de modelos y luego estuvimos bailando toda la tarde hasta que llegó la hora de la cena y de mi marcha. Pero no por ello la despedida dejó de ser emotiva. El momento y lugar fueron, ahora que lo medito, perfectos. A la atmósfera de fiesta y alegría se le añadía el hecho de que allí se encontraban todos presentes: los niños, las señoritas y demás voluntarios de la casa hogar por un lado y Willy y sus chicos por otro. Ambas experiencias se fundían indisolublemente, dando sentido y forma a un todo. El tono tampoco tuvo nada que ver con el de una despedida. Hasta el último momento estuve bromeando con los niños, aunque sí que hubo alguna cara triste (y las lágrimas del pequeño L. que no dejaba de insistir que no me marchase). Pero sobre todo porque era consciente de que aquello no era un adiós sino un hasta luego. De que sea como sea tengo que regresar.

Desde aquí quiero expresar mi profundo agradecimiento a los fundadores de los dos proyectos, Gil, Chantal y Willy, personas de una entereza, capacidad de entrega y sacrificio admirables, por haberme acogido en sus casas y permitido vivir esta inolvidable experiencia, a Natalia por su constante apoyo a lo largo de esta vivencia, a todas las "señoritas" por su infinita ayuda y clases de baile en el Warpas y en la Mega(!), a la Sra. Angelica por sus ricos platos, y sobre todo a los niños, con quienes he vivido momentos tan felices y de quienes he aprendido tanto. Tened por seguro que no os olvidaré!

No hay comentarios: